Para contar con una alimentación balanceada y rica en nutrientes, los productos lácteos son importantes, empezando por la pirámide alimenticia pero también, siendo de los ingredientes preferidos para elaboración de grandes platillos o postres que encantan a todos. Aunque al tratarse de alimentos altamente perecederos, debe existir un control y vigilancia adecuados para garantizar que al momento de consumirlos éstos sean de la calidad que se espera, y para asegurarnos de esto, contamos con el apoyo de las normas. 

Desde la mantequilla hasta el dulce de leche

Alimentos como mantequilla, cremas, producto lácteo condensado azucarado, productos lácteos fermentados y acidificados, dulces a base de leche, son muy comunes en las mesas de los mexicanos y para regular las especificaciones sanitarias que deben cumplir, está la NOM-185-SSA1-2002.

Como bien mencionábamos en un principio, incluir lácteos en la dieta de los mexicanos también cuenta con lo establecido en el Plato del Bien Comer de acuerdo con la NOM-043-SSA2-2005, donde se promueve el consumo de alimentos de origen animal los cuales proporcionan principalmente proteínas, necesarias para la formación y reparación de tejidos, y como parte de éstos, se encuentran los productos lácteos.

La población en México, en su mayoría, tiene una buena percepción de los alimentos lácteos al considerarlos como beneficiosos e ideales para mantener un cuerpo sano. 

Algunos beneficios de los productos lácteos

  • Brindan un gran aporte de proteínas. 
  • Son una de las principales fuentes naturales de calcio. 
  • Ofrecen la posibilidad de ser modificados para ajustarse a las necesidades digestivas de los consumidores. 
  • Resultan beneficiosos para cualquier edad. 
  • Contienen además, fósforo, magnesio, potasio, vitamina A, entre otros aportes.

Especificaciones sanitarias de la NOM

Los productos objeto de esta norma, deben ajustarse a las siguientes especificaciones, por mencionar algunas:

  • Deben ser elaborados con leche o sus derivados, pasteurizados, o bien someterse a un tratamiento térmico que garantice su inocuidad.
  • Deben aplicar las prácticas de higiene y sanidad establecidas en la NOM-120-SSA1-1994, de prácticas de higiene y sanidad en el proceso de alimentos, bebidas no alcohólicas y alcohólicas.
  • Los productos sujetos a tratamiento térmico y envasados en recipientes de cierre hermético deben cumplir con lo establecido en la NOM-130-SSA1-1995 en cuanto a disposiciones y especificaciones sanitarias.
  • El agua que se utilice en el proceso de elaboración debe ser para uso y consumo humano y cumplir con lo señalado en la Norma Oficial Mexicana NOM-127-SSA1-1994, sobre límites permisibles de calidad y tratamiento a que debe someterse el agua para su potabilización.
  • El productor de mantequilla, cremas, producto lácteo condensado azucarado, productos lácteos fermentados y acidificados y dulces a base de leche, así como el comercializador de los mismos, cada uno en el ámbito de su responsabilidad, deben observar que las sustancias empleadas para la eliminación de plagas en cualquier parte del proceso, cumplan con las especificaciones establecidas en el Catálogo Oficial de Plaguicidas vigente del CICOPLAFEST.
  • Se debe contar con un control documental del proceso.

 

Consume lo que es bueno para ti, y lo puedes hacer de forma tranquila y segura cuando sepas que las NOM están involucradas durante el proceso previo a consumir alimentos como los productos lácteos.