El asbesto es un grupo de minerales metamórficos fibrosos, compuestos principalmente de silicatos. Las propiedades de resistencia a condiciones físicas extremas como el calor o la fricción hacen que el asbesto sea empleado en una gran variedad de productos manufacturados, principalmente en materiales de construcción, frenos de automóviles, materias textiles termo-resistentes, envases, paquetería y revestimientos, equipos de protección individual, entre otros.

Las fibras de asbesto por lo general no se degradan naturalmente, por lo que permanecen inalteradas por un largo periodo de tiempo en el medio ambiente. Esto hace que las fibras de asbesto puedan pasar al aire o al agua a causa de la degradación de los depósitos naturales o de los productos de asbesto desechados.

Un ambiente contaminado por asbesto afecta principalmente a los pulmones. Respirar altos niveles de fibras de asbesto por un tiempo prolongad, puede producir lesiones que parecen cicatrices en el pulmón y en la pleura (membrana que cubre los pulmones). A este problema se le conoce como asbestosis y ocurre comúnmente en trabajadores expuestos al asbesto, pero no en el público en general.


Como respuesta a todos los problemas de salud que puede causar el asbesto disperso en el medio ambiente surge la NOM-125-SSA1-2016, que tiene como objetivo disponer las especificaciones sanitarias para establecimientos dedicados al proceso y uso del asbesto, con el fin de reducir los riesgos a la salud del personal ocupacionalmente expuesto a las fibras de asbesto.

La NOM establece que los tipos de asbesto permitidos son: crisotilo, amosita, tremolita, actinolita y antofilita. Quedando prohibido el uso de crocidolita.

De esta manera, establece que su uso queda delimitado para:

  • ·Elaboración de tuberías para la conducción de agua y alcantarillado.
  • ·Elaboración de lámina de fibrocemento y fibrocemento para construcción arquitectónica.
  • ·En la fabricación de balatas automotrices para equipo pesado.

Por la peligrosidad del material es necesario que cuando un trabajador en contacto con el asbesto finalice su relación laboral con el establecimiento, se le realice un examen médico de retiro con el que se verifique cualquier cambio en su salud.

La NOM-125-SSA1-2016 busca que aquellos que estén en constante contacto con el asbesto puedan mantener su calidad de vida, ya que es una materia necesaria en el proceso de diferentes productos.