El proceso para que una Norma Oficial Mexicana (NOM) esté publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) y se vuelva obligatoria es ser, primero, un proyecto. Durante este periodo puede tener algunas modificaciones que actualicen el contenido de la NOM, aunque ésta ya haya sido publicada con anterioridad, como en el caso de la NOM-EM-167-Semarnat-2016, que deja de ser una Norma de Emergencia para dar paso al PROY-NOM-167-SEMARNAT-2016, una norma en proyecto.

Este proceso aplica para cualquier entidad u organismo que presente una norma. Mientras sea un proyecto, es decir, antes de volverse una NOM, puede tener cambios ya que se somete a consulta pública en el DOF. En el caso de la NOM-EM-167-Semarnat-2016, por ejemplo, establece límites máximos permisibles de emisión más estrictos. Esta norma ya estuvo publicada alguna vez en el DOF, y por ser de emergencia sólo tuvo una vigencia de seis meses y pudo renovarse sólo una vez por otros 6 meses, aunque por los beneficios en el medio ambiente, se ha preferido darle continuidad y convertirla en una NOM.

Pese a haber estado publicada, pasará por un periodo de 60 días, en el que cualquier particular podrá hacer anotaciones y solicitar la revisión de los puntos que crea necesario que se mejoren para la aplicación de la NOM y que garantice los parámetros adecuados para salvaguardar al medio ambiente.

Medio ambiente NOM

Propósito de volver proyecto una NOM de emergencia

Con anterioridad abordamos el tema de la NOM-EM-167-Semarnat-2016, que recordemos establecía los niveles de emisión de contaminantes. En cambio, ahora que es un proyecto establece los límites máximos permisibles de contaminantes. Pareciera que es lo mismo pero hay una gran diferencia, pues la norma ya no sólo valora los niveles, sino que pone un límite. Esto ha funcionado para rebajar puntos en el Índice Metropolitano de Calidad del Aire (IMECA).

Para entender mejor debemos saber que en el caso de la Ciudad de México, se cuenta con el Índice Metropolitano de Calidad del Aire (IMECA), definido como un valor representativo de los niveles de contaminación y sus efectos en la salud, dentro de una región determinada.

El índice se calcula para cinco de los contaminantes más dañinos: dióxido de azufre, monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, ozono y partículas suspendidas. Se representa con una escala que va de 0 a 500, en la que de 0 a 50 es una buena calidad de aire, de 51 a 100 es una calidad regular, de 101 a 150 es mala, de 151 a 200 es muy mala calidad de aire y de 201 en adelante es extremadamente mala.

El PROY-NOM-167-SEMARNAT-2016 vendrá a reducir considerablemente los puntos IMECA para estabilizar la calidad del aire y evitar volver a caer en lo sucedido el año pasado, en el que de los primeros 150 días del año en sólo 19 se mantuvo despejado el cielo (con menos de 100 puntos IMECA).