Un buen trato es importante para aquellos animales a los que se les dará muerte para el consumo humano o porque los animales se lesionan, en este último caso el sacrificio es de emergencia y necesario.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO por sus siglas en inglés), cada segundo mueren en el mundo aproximadamente 2000 animales para servir de alimento a toda la especie humana, este proceso debe tener una uniformidad que garantice la muerte rápida, sin sufrimiento y dolor para los animales.

En la NOM-033-SAG/ZOO-2014 se disponen los métodos de aturdimiento y sacrificio de los animales, con el propósito de disminuir su sufrimiento, evitando al máximo la tensión y el miedo durante este evento.

Porque es difícil despedirse de esos animales que te acompañaron por mucho tiempo, el efecto de esta NOM también tiene un alcance en animales domésticos que fueran a ser sacrificados, como perros y gatos. Estableciendo que los métodos deben ser humanitarios y previamente la mascota debe pasar por una electrosensibilización, así se garantiza que el animalito no sufra más.

La NOM-033-SAG/ZOO-2014 establece que los responsables de animales a sacrificar deberán mantenerlos tranquilos, evitando los gritos, ruidos excesivos y golpes que provoquen traumatismos. También estipula que para llevarlos al sitio del sacrificio no deberá golpearse a los animales con tubos, palos, varas con puntas de acero, látigos, instrumentos punzocortantes u objetos que produzcan traumatismos. Por último establece que los instrumentos, equipo e instalaciones para aturdir y darle muerte a los animales serán diseñados, construidos, mantenidos y usados de manera tal que se logre un rápido y efectivo sacrificio.

El respeto a la integridad de los seres vivos es muy importante hasta para la NOM-033-SAG/ZOO-2014 que hace todo lo posible por mantenerla hasta el último instante de sus vidas.