Desde poder bañarnos con agua caliente y mantener nuestros ambientes cálidos durante invierno, hasta ser el elemento principal para cocinar nuestros alimentos, el Gas L.P. resulta fundamental para llevar a cabo muchas de las actividades de nuestro día a día, tanto en casa como en el trabajo. Como sabemos, el Gas L.P. representa un riesgo si no le damos el uso adecuado, y no solamente hablando de las instalaciones en el hogar, también desde su origen de abastecimiento, por lo cual la NOM-009-SESH-2011 es la encargada de establecer especificaciones y métodos de prueba para los recipientes para contener Gas L.P., tipo no transportable.

 ¿Qué es el Gas L.P.?

El Gas Licuado de Petróleo (Gas L.P.) es un hidrocarburo derivado del petróleo que se obtiene del proceso de refinación entre la gasolina y el gas natural. Se produce en un estado de vapor pero después de su procesamiento de compresión y enfriamiento termina en líquido para poder almacenarse en los diferentes recipientes para su transporte y distribución. Una vez instalado en nuestros hogares y cada vez que es abierto el paso del Gas L.P., vuelve a salir en estado gaseoso.

Para la obtención de cada litro de gas líquido se requiere de 273 litros de vapor.

Tipos de recipientes de Gas L.P.

La NOM-009-SESH-2011 tiene como objetivo establecer las especificaciones mínimas de diseño y fabricación de los recipientes sujetos a presión para contener Gas L.P., tipo no transportable, no expuestos a calentamiento por medios artificiales, destinados a plantas de almacenamiento, plantas de distribución, estaciones de Gas L.P. para carburación, instalaciones de aprovechamiento, depósitos de combustible para motores de combustión interna y depósitos para el transporte o distribución de Gas L.P. en auto-tanques, remolques y semirremolques.
De acuerdo a la norma, los recipientes para contener Gas L.P. se clasifican en los tipos siguientes:

Tipo A

Recipientes con capacidad nominal mayor a 5 000 y hasta 455 000 litros de agua, destinados a colocarse a la intemperie en plantas de distribución, estaciones de Gas L.P. para carburación e instalaciones de aprovechamiento. En el caso de los recipientes de forma esférica, la capacidad máxima será de 378 000 litros de agua.

Tipo B

Recipientes destinados a colocarse a la intemperie en instalaciones de aprovechamiento y estaciones de Gas L.P. para carburación, mismos que se dividen en,

  • Tipo B1     Con capacidad nominal de 100 a 1 000 litros de agua,
  • Tipo B2     Con capacidad nominal mayor a 1 000 y hasta 5 000 litros de agua.

Tipo C

Recipientes con capacidad máxima de 300 litros, para utilizarse como depósitos de combustible para motores de combustión interna que carburan a Gas L.P., mismos que se dividen en:

  • Tipo C1    Cuando los accesorios de control y seguridad se encuentran colocados en el cuerpo del recipiente;
  • Tipo C2    Cuando los accesorios de control y seguridad se encuentran colocados en cualquiera de las cabezas del recipiente, y
  • Tipo C3   Cuando los accesorios de control y seguridad se encuentren colocados tanto en el cuerpo como en cualquiera de las cabezas del recipiente.

Tipo D

Recipientes con capacidad máxima de 55 000 litros de agua, para el transporte o distribución de Gas L.P. en auto-tanques, remolques y semirremolques.

Tipo E

Recipientes esféricos con capacidad mayor a 378 000 litros de agua para temperatura ambiente.

 

Recuerda que si encuentras una fuga, lo primero que debes hacer es cerrar las válvulas o tapar las tuberías para frenar la salida de gas y, si la solución está fuera de tus manos, debes llamar a las autoridades encargadas de atender este tipo de incidentes, como los bomberos e incluso a la empresa que te surte el dicho gas.