Los mexicanos tenemos el privilegio de contar con un territorio generoso en biodiversidad, con hermosos paisajes naturales que atraen visitas de todo tipo y de cualquier parte, buscando playa, bosque, desierto o zonas particulares como los manglares, para los cuales, las NOM también resguardan su conservación.

México se distingue a nivel mundial por estar entre los países con mayor extensión de manglares, por tal motivo, la NOM-022-SEMARNAT-2003 es la encargada de establecer las especificaciones para la preservación que regulen el aprovechamiento sustentable en humedales costeros en zonas de manglar para prevenir su deterioro, fomentando su conservación y, en su caso, su restauración.

¿Qué especifica la NOM?

De acuerdo a esta norma, el manglar deberá preservarse como una comunidad vegetal buscando la integridad del mismo ya sea en temas para el aprovechamiento de vida silvestre e impacto ambiental. Para asegurar que esto suceda de forma correcta, la NOM-022-SEMARNAT-2003 especifica que se debe garantizar

  • La integridad del flujo hidrológico del humedal costero. 
  • La integridad del ecosistema y su zona de influencia en la plataforma continental.
  • Su productividad natural.
  • La capacidad de carga natural del ecosistema para turistas.
  • Integridad de las zonas de anidación, reproducción, refugio, alimentación y alevinaje.
  • La integridad de las interacciones funcionales entre los humedales costeros, los ríos (de superficie y subterráneos), la duna, la zona marina adyacente y los corales.
  • Cambio de las características ecológicas.
  • Servicios ecológicos.
  • Ecológicos y eco fisiológicos.

Manglares NOM

¿Qué más sabemos del manglar?

Se considera humedal costero a la unidad hidrológica con comunidades vegetales de manglar, en caso específico para esta norma. Al hablar de este ecosistema, se puede decir que se trata de un espacio de transición entre aguas continentales y marinas donde se encuentra una comunidad vegetal específica del entorno.

Para el año 2000, México contaba con una disminución del 7.8% con 886,760 (Inventario Nacional Forestal) hectáreas de manglar, a comparación de 1993 donde existía un territorio de 956,149 hectáreas (INEGI) debido a las deforestaciones. Aún con esto, el país continúa con una buena distribución de manglares, abarcando prácticamente toda zona de litorales: Pacífico, Golfo de California, Atlántico, Golfo de México y Caribe.

Los manglares contribuyen en mucho al medio ambiente, desde la flora y la fauna, a los propios habitantes de la zona y al país entero, debido a que: 

  • Contribuyen a recargar acuíferos subterráneos que almacenan el 97% de las aguas dulces no congeladas del mundo y en México el problema de la sobre explotación de los mantos acuíferos es agudo.
  • El 90% de la pesca mundial se realiza en la plataforma continental (<200 m de profundidad) y de ésta el 70% lo constituyen organismos estuarinos o aquellos que en algún periodo de su vida dependen de los humedales costeros.
  • El 51% de los organismos de importancia comercial pesquera está directamente relacionado con la presencia de humedales costeros, y el resto lo está indirectamente.
  • Protegen a centros, poblaciones e infraestructura costera de los efectos destructivos del oleaje y viento generado por huracanes y tormentas, así como de inundaciones.

Nuestro país ha suscrito y ratificado acuerdos internacionales para la conservación de los humedales costeros, lo cual hace necesario instrumentar mecanismos que hagan compatible el aprovechamiento sustentable de estos ecosistemas con su conservación y restauración. Por ende, resulta indispensable contar con la NOM-022-SEMARNAT-2003.

Manglares NOM