Desde los alimentos enlatados hasta las bases de un edificio sólido, el hierro y el acero resultan indispensables para el desarrollo de nuestras actividades diarias. Por ello es necesario que todos esos elementos cuenten con la garantía de seguridadpara el bienestar de las personas que hagan uso de ellos. Así que las normas también forman parte de esta gran industria nacional para ayudar a que durante su uso, los mexicanos tengan la confianza de llevar a cabo sus actividades sin preocupaciones.

 Una norma por la seguridad del acero

El proyecto de norma PROY-NOM-195-SCFI-2014 surgió para fortalecer las especificaciones de seguridad y métodos de prueba en el uso y empleo de productos elaborados con hierro y acero. Esto es aplicable para lo que se fabrique y comercialice en el territorio nacional, desde su diseño, construcción, instalación y operación, así como su constante mantenimiento.


Para lograr la certificación

Los Organismos de Certificación de Producto (OCP) serán exclusivamente quienes puedan realizar la certificación del PROY-NOM-195-SCFI-2014, que será acreditado y aprobado en términos de la Ley y su Reglamento; de conformidad con las directrices que marca el presente Procedimiento para la Evaluación de la Conformidad.

En términos de lo dispuesto por el artículo 80 de la Ley, las actividades de certificación comprenden:

  • a)   Evaluación de los procesos, productos, servicios e instalaciones, mediante inspección ocular, muestreo, pruebas, investigación de campo o revisión y evaluación de los programas de calidad;
  • b)      Seguimiento posterior a la certificación inicial, para comprobar el cumplimiento con las normas y contar con mecanismos que permitan proteger y evitar la divulgación de propiedad industrial o intelectual del cliente, y
  • c)    Elaboración de criterios generales en materia de certificación mediante comités de certificación donde participen los sectores interesados y las dependencias. Los Criterios que se determinen para evaluar el presente proyecto de norma oficial mexicana, deben ser aprobados por la Secretaría de Economía, a través de la Dirección General de Normas.

 

Es de gran interés el conocer qué puntos se evalúan durante la certificación de este proyecto de norma, para terminar de conocer cómo es que se puede lograr el nivel de seguridad necesario para el uso regular que le darán las personas a los productos de hierro y acero.