¿Sabías que la leche es un alimento muy completo para el ser humano? Es una fuente importante de energía, proteínas de alta calidad y grasas, además proporciona nutrimentos esenciales para la salud del ser humano.

La leche es un producto muy consumido en México, por ello existen Normas Oficiales Mexicanas (NOM) que proporcionan guías y directrices para asegurar la calidad e inocuidad de la leche.

El consumo de leche puede ayudar de manera considerable a la ingestión necesaria de los siguientes nutrimentos:

  • Proteínas
  • Calcio
  • Vitamina D
  • Zinc
  • Magnesio
  • Potasio
  • Fósforo
  • Vitaminas del complejo B

Éstos nutrimentos contribuyen a un adecuado crecimiento y desarrollo de los niños, así como a la conservación de huesos sanos en la vida adulta.

La leche está compuesta principalmente de agua, su contenido puede variar entre 85-89%. También aporta proteína de alta calidad, lo que significa que tiene un adecuado balance de todos los aminoácidos esenciales, incluido lisina. La inclusión de leche y productos lácteos en la alimentación diaria aumenta la disponibilidad de estos aminoácidos lo que ayuda a tener una dieta con mayor calidad.

Adicional, la leche contiene ácidos grasos poliinsaturados, ácidos grasos monoinsaturados (el ácido oleico es el más abundante) y ácido linoleico conjugado, los cuales contribuyen de manera positiva en la salud del ser humano.

El principal hidrato de carbono (carbohidrato) es la lactosa, azúcar presente en la leche de manera natural la cual está involucrada en la absorción del calcio, magnesio y fósforo, y en la utilización de la vitamina D.

Existen personas que presentan dificultades para procesar o digerir la lactosa (intolerantes a la lactosa o maldigestión de la lactosa) así como personas que buscan cuidar su consumo de grasa. Para ello, y gracias a los avances de la tecnología, se han logrado crear procesos para modificar la composición nutricional de la leche y así reducir o remover ciertos componentes como la lactosa y la grasa.

Por lo anterior, existen diferentes variedades de leches, cada una con diferentes características y denominaciones las cuales son señaladas en la NOM. Y para garantizar que la leche comercializada en territorio nacional cumpla con las especificaciones dependiendo de su tipo, fue actualizada la NOM-155-SCFI-2010.


 
Los tipos de leche y las NOM

La NOM-155-SCFI-2010 establece las denominaciones comerciales de los diferentes tipos de leche, así como las especificaciones fisicoquímicas que deben reunir esos productos para ostentar dichas denominaciones, los métodos de prueba para demostrar su cumplimiento y la información comercial que deben contener las etiquetas de los envases que los contienen.

Los tipos de leche más comunes se presentan en la siguiente tabla:

Para cada tipo de leche, la NOM establece métodos de prueba que verifiquen las especificaciones indicadas, lo mismo estipula los procedimientos que demuestren la pertenencia a su grupo.

A través de lo dispuesto en la NOM-155-SCFI-2010 se garantiza que la leche cumpla con los elementos de un proceso salubre, con las especificaciones de su denominación, anotadas en la etiqueta, y con todos los beneficios que ahora conoces.

Sin importar que edad tengas, consumir leche siempre es bueno.