De acuerdo con información de la Secretaría de Turismo, una gran mayoría de familias mexicanas comienza a planear sus vacaciones de Semana Santa con, por lo menos, dos meses de anticipación. Tanto agencias de turismo como organismos privados que promueva los medios conducentes para la realización de viajes deben celebrar un contrato con las personas interesadas. Quizá lo has visto o incluso firmado, Este contrato debe estar bajo las especificaciones de la NOM que cuida que todo salga bien durante tus vacaciones.

La NOM-010-TUR-2001 establece los requisitos que debe incluir el contrato de una prestadora de servicios turísticos y busca defender al usuario (turista) de cualquier mal uso de los servicios de este tipo de empresas, cumpliendo con las condiciones mínimas establecidas en los contratos.


Esta NOM entró en vigor en el año 2001 reemplazando, con fines de actualizarse, a la NOM-010-TUR-1999. Su aplicación es obligatoria en todo el territorio nacional para empresas o personas que presten, proporcionen o sean intermediarios de servicios turísticos, referidos en el artículo 4°, fracción I, II y V de la Ley Federal de Turismo.

Para que estés al tanto, los contratos deben contener como mínimo:

  • Nombre, denominación o razón social de los prestadores de servicio.
  • Nombre del usuario-turista (persona física o moral).
  • Descripción precisa de los servicios a lo que se hace acreedor el usuario.
  • Las causas de la rescisión del contrato y sus consecuencias jurídicas para ambas partes.

Sin duda, viajar es una de las actividades cada vez más frecuentes, éste es un ejercicio de aprendizaje que nos aleja de la rutina y nos permite conocernos mejor. Gracias a la NOM-010-TUR-2001 podemos relajarnos y disfrutar del viaje.