Una de las tradiciones que continúa vigente es la de comer uvas al final e inicio del año, en el preciso momento que sucede este cambio. En esta práctica debe haber en la mesa doce uvas frescas delante de cada presente, quienes deben consumir una uva por cada campanada que despide la Nochevieja. Este fruto simboliza los doce meses del año y las doce campanadas con las que inicia el Año Nuevo. Seguramente este fin de año volviste a comer esas doce uvas.

Según la tradición, este acto se lleva a cabo para atraer la prosperidad y la riqueza durante todo el año que inicia. Por este motivo la venta de este fruto se incrementa considerablemente, pero, ¿cómo saber que las uvas de mesa que compro son frescas o que el empaque contiene la cantidad indicada en la etiqueta? Gracias a la NOM-120-SCFI-1996 que establece cuál es la información comercial que debe contener el etiquetado de la fruta uva de mesa, con el fin de lograr una efectiva protección de los derechos del consumidor.


La información que debe contener:

  • Nombre o razón social y domicilio del productor o empacador y, en su caso, del importador. 
  • Nombre genérico del producto UVA DE MESA.
  • Nombre del país y región de origen.
  • Variedad del producto.
  • Grado de clasificación.
  • Masa bruta mínima en kilogramos al empacar, sin perjuicio de expresarlo en otros sistemas de unidades de medida.

Uvas Fin de Año

Asimismo la etiqueta debe estar adherida o impresa visiblemente en la cabecera o cara principal de la caja.

Debido a que es un fruto muy consumido y producido en nuestro territorio, esta norma nos da la seguridad de que la información en el empaque de las uvas de mesa que compres para toda nuestra familia es verídica y valedera, garantizando su contenido, no sólo para las fiestas decembrinas sino para todo el año.

Infografía Uvas NOM