Uno de los condimentos que acompaña casi todas las comidas mexicanas es la sal, ésta es un agente que realza los sabores y aromatiza los alimentos. Su propiedad de conservar fresca la comida fue aprovechada desde la antigüedad y desde entonces es un elemento muy importante, tanto que existen NOM para asegurar su calidad, además que de seguro acompaña tu mesa o está guardada en alguno de los frascos de tu cocina.

La sal es un mineral natural cuya composición química es NaCl (cloruro de sodio), tiene propiedades nutricionales divididas en dos polos opuestos, ya que puede ser tanto benéfica, como moderadora de líquidos en nuestro cuerpo manteniendo un PH estable y ayudando en la transmisión de impulsos nerviosos; así como puede ser desfavorable y traernos consecuencias en los riñones y la presión arterial. Lo anterior se debe a los procesos regulados, la calidad y moderación en el consumo.

Regulaciones de la sal

Por sus beneficios y por sus daños en la salud, las especificaciones sanitarias y el uso de la sal están regulados por las NOM.







En la NOM-040-SSA1-1993 se establecen los límites en la sal de ion yodo y de ion flúor, dependiendo de si el producto es denominado sal yodada o sal yodada fluorurada, con lo cual se previenen enfermedades en el consumidor.

Sal Calidad NOM

En dicha Norma Oficial Mexicana encontramos la distinción entre el uso de la sal yodada y la sal yodada fluorurada, las cuales están destinadas para el consumo humano, así como la sal yodada destinada para consumo animal.

La norma menciona las especificaciones sanitarias como el almacenamiento, manejo y envasado, así como, las especificaciones organolépticas, es decir, cómo se debe ver (color), a qué debe saber y oler. Asimismo, menciona el límite máximo en porcentaje de metales pesados y metaloides.

Sal Calidad NOM

¿Sabías que en cada kilogramo de sal hay 1mg de arsénico?

Las cualidades benefactoras de la sal son múltiples, han ayudado hasta como agente para combatir la caries, lo cual en su momento fue la única manera de hacerlo. Sin embargo, como ya lo mencionamos, el abuso en su consumo puede perjudicar la salud.

Las NOM se encargan de que la sal que compras en el mercado contenga los límites para un consumo sano, pero de la cantidad adecuada para sazonar o acompañar cada alimento, sólo tú serás el responsable. Cuídate.