Saltar al contenido

Camarón 100% mexicano

El camarón es uno de los alimentos predilectos de los bañistas en las vacaciones de verano. Además, se ubica entre los tres productos del mar más extraídos del litoral mexicano.

El valor de producción del camarón es de 9 mil 316 millones de pesos anuales, el más elevado en comparación de otras especies marinas, de acuerdo con información a 2014 de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA).

Derivado de su importancia económica, existe la NOM-047-SAG/PESC-2014, que marca los criterios para la identificación del origen de los camarones cultivados en aguas marinas, esteros, marismas y bahías.

La NOM también indica que de forma natural, el recurso camarón ocupa diferentes hábitats a lo largo de su ciclo de vida, por lo cual su explotación en las diferentes fases debe prever un balance de tal forma que la extracción en las etapas de crecimiento y reproducción no afecten la producción pesquera.

Los interesados en garantizar la calidad de sus productos para comercializarlos en la República Mexicana y exportarlos a otros países deberán obtener el formato del “Certificado de Origen para el Camarón Mexicano” en la página web de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca o en cualquiera de las Oficinas de Pesca de la SAGARPA.

Al cuidado de otras especies

La NOM incluye que en el caso de la comercialización al extranjero del camarón silvestre capturado por barcos en aguas marinas con artes de pesca de arrastre, que son recobradas con apoyo mecánico, existe el compromiso internacional enmarcado en el Código de Conducta para la Pesca Responsable de implementar acciones para reducir la captura incidental de tortugas marinas durante las faenas de pesca. Esto implica llevar a cabo la verificación física y documental de las medidas implementadas.

Para garantizar la protección de la tortuga marina, la NOM-047-SAG/PESC-2014 está relacionada con otras normas que especifican técnicas de exclusión de arrastre para reducir al mínimo la extracción de esta especie, y es uno de los requisitos que también son observables al momento de contar con la certificación de origen del camarón mexicano.

Si en estas vacaciones visitarás las costas mexicanas o simplemente vas por un cóctel a un restaurante, sabrás que ese camarón servido sobre la mesa está certificado para su consumo, pasó por un proceso de muestras de laboratorio, así como por ciclos de desarrollo y reproducción.