Saltar al contenido

Honrando a los trabajadores y sus derechos

A todos nos gusta celebrar el Día del Trabajo, el 1° de mayo, de eso no hay duda. Para nosotros significa la oportunidad de descansar y organizar algún plan con la familia; pero, en realidad, ¿qué se celebra ese día?

En esta fecha se conmemora la lucha de los trabajadores para lograr sus derechos y fijar condiciones dignas para el trabajo. Sí, esos derechos que también rigen los esquemas de trabajo en la actualidad y para los cuales existen regulaciones, leyes y Normas Oficiales Mexicanas para ayudar a proteger los diferentes centros de trabajo y sus empleados alrededor del territorio nacional. Jornadas de ocho horas, días de descanso obligatorio y salario mínimo, ¿te suena familiar? Para lograrlo, el camino fue duro.

La historia del Día del Trabajo

Aunque en México este día se ha celebrado desde 1913, su origen se remonta a 1886 en Chicago, Estados Unidos. Cuando en su industrialización, las condiciones para los trabajadores en las fábricas eran paupérrimas: jornadas de más de 12 horas (incluidos mujeres y niños), salarios bajísimos y condiciones de extremo peligro y desgaste físico. Desde años antes, se venían formando organizaciones y huelgas que exigían mejores condiciones y salarios.

Como no había habido un cambio real, para ese año los obreros en Estados Unidos convocaron a una huelga nacional. Algunos empresarios cedieron, otros no y las huelgas se extendieron al día siguiente. Frente a las instalaciones de la fábrica McCormick hubo enfrentamientos con la policía y varios obreros resultaron heridos e incluso algunos muertos. Como protesta, los huelguistas decidieron manifestarse pacíficamente en la plaza de Haymarket. El final fue desastroso: en medio de la protesta, llegaron policías y, sin saber su origen, una bomba estalló hiriendo a varios de ellos. Esto ocasionó un caos y confusión por lo que los uniformados empezaron a disparar. Cientos de obreros resultaron heridos y decenas de ellos fueron detenidos.

Posteriormente, se organizó un juicio manipulado contra ocho de los detenidos en Haymarket, culpándolos de los hechos violentos. Cuatro fueron condenados a muerte, tres a cadena perpetua y uno se suicidó. Siguieron meses de protestas para exigir su indulto.

A finales de mayo, varios sectores patronales accedieron a otorgar la jornada de ocho horas a miles de obreros. Siete años después, se declaró inocentes a los ocho trabajadores y se liberó a los tres sobrevivientes.

En 1889, el Congreso de la Segunda Internacional celebrado en París, Francia, instituye el 1 de mayo como el Día Internacional del Trabajo, como homenaje a los obreros asesinados: “Los Mártires de Chicago”. La jornada laboral de ocho horas será aprobada oficialmente hasta 1935 en los EEUU, bajo la presidencia de Franklin Roosevelt.

En México, en 1913, a sugerencia de la Casa del Obrero Mundial, la fecha del 1 de mayo, como un día de lucha obrera y en honor a los sucesos de Chicago. Así que los obreros organizaron por primera vez un desfile exigiendo el respeto a sus derechos laborales, empezando por la jornada laboral de ocho horas diarias, el descanso dominical y el pago de indemnizaciones por accidentes de trabajo; pero fue en 1923, con el presidente Álvaro Obregón, que se acordó que el primero de mayo sería el Día del Trabajo en México. Más tarde, en 1925, Plutarco Elías Calles lo decretaría de manera oficial.

La ley del trabajo en México

Desde entonces, los esfuerzos por defender los derechos del trabajador y establecer condiciones equitativas de trabajo se han convertido en una constante de las sociedades del mundo.

En México, estos derechos se reconocen en la Constitución Mexicana (Artículo 123) y en la Ley Federal de Trabajo. Asimismo, se tienen diversas Normas Oficiales Mexicanas, coordinadas por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), que regulan las condiciones de seguridad, equipo e higiene en los trabajos, a fin de resguardar siempre la integridad del trabajador.

En el artículo 123 de nuestra Carta Magna está establecido el derecho para cualquier persona a un trabajo digno y socialmente útil. Se fija una jornada laboral de ocho horas diarias y para los turnos nocturnos, siete horas. También determina que por cada seis días de trabajo, se debe disfrutar de uno de descanso. En sus páginas queda prohibido el trabajo para menores de 15 años, establece la existencia de un salario mínimo y el derecho del trabajador al goce de las utilidades de la empresa. También dicta la forma en que se han de remunerar las horas extra de trabajo.

Además, la constitución también contempla los derechos de la mujer embarazada a disfrutar de seis semanas de descanso antes y después del parto, con sueldo pagado y sin la amenaza a perder el trabajo.

En coordinación con el Artículo 123 de la Constitución Mexicana, la Ley Federal del Trabajo, publicada en 1970, recoge más detalles sobre el trabajo y sus condiciones en México, a fin de promover la integridad, los derechos y las obligaciones de los trabajadores.

Esta ley establece la duración de las relaciones de trabajo, que pueden ser por obra o tiempo determinado (Art. 35). Dicta las causas de término a la relación laboral sin obligación para el patrón, por ejemplo si el empleado tiene más de tres faltas en un periodo de 30 días sin permiso, incurre en alguna falta moral, se presenta en estado de embriaguez, revela información confidencial de la empresa, entre otras (Art. 47). Por su parte las causas de rescisión laboral sin obligación para el trabajador ocurren cuando el patrón le ha engañado en las condiciones del trabajo a realizar, no se le haga el pago de salario en la forma y día indicados o el patrón reduce el sueldo del trabajador, por mencionar algunas. (Art. 51).

Las normas a favor del trabajo

Las NOM también hacen su tarea de forma aún más detallada y en referencia a las condiciones y circunstancias específicas de cada trabajo o sector. La NOM-019-STPS-2011 habla sobre la integración, organización y funcionamiento de las comisiones de seguridad e higiene en los centros de trabajo. En ella se establece el rol que estos grupos deberán desempeñar para vigilar el ambiente y salud en el lugar de trabajo. Por ejemplo, sus miembros han de ayudar a detectar y recabar información si observan algún factor de riesgo o inseguridad en el área de trabajo mediante recorridos de verificación. También deben ayudar a investigar y reportar sobre accidentes en el área, así como proporcionar las medidas necesarias para evitarlos. Estas comisiones deben estar vigilantes a temas como manejo de sustancias peligrosas, obstrucción de puertas y condiciones de las instalaciones del lugar, uso de la vestimenta y calzado adecuado para el trabajo, instalaciones eléctricas, etc.

Otro ejemplo es la NOM-025-STPS-2008 que dicta las normas sobre la iluminación en los lugares de trabajo y establece las obligaciones tanto de empleados como de patrones. Esta ofrece tablas con las indicaciones de iluminación que debe haber en las distintas áreas de una oficina o área de trabajo, dependiendo de las actividades a realizar y si es en el interior o exterior (oficina, estacionamiento, pasillos, detalles con maquinarias, etc.). Así como los niveles máximos de reflexión permitidos en paredes (60%) y planos de trabajo (50%) a fin de no dañar la vista del trabajador y permitirle llevar a cabo sus tareas de manera eficiente.

La NOM-011-STPS-2001 por su parte, protege a los trabajadores que laboran en condiciones donde se genera mucho ruido, como las fábricas. Esta norma invita a los patrones a llevar registros de estas áreas de trabajo y a vigilar que su personal cuente con el equipo necesario para no dañar su oído.

La lista de normas que supervisan el bienestar de los trabajadores es vasta y continuará creciendo con el objetivo de afinar los detalles que permitan tener cada vez mejores trabajos para los mexicanos posibilitando un desarrollo profesional y humano en sus vidas.