Saltar al contenido

Mujeres y hombres laborando por igual en México

En los indicadores de discriminación salarial por ocupación que la Encuesta Nacional de Discriminación (ENADIS) dio a conocer en 2010 se observa que las mujeres ganan un 30.5% menos que los hombres en empleos industriales, 16.7% menos como comerciantes y 15.3% menos como profesionales. Problemática estimada que se podrá revolver con respaldo de la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2009.

Para entender la Norma Mexicana que establece los requisitos para las prácticas de la igualdad laboral y no discriminación, debemos recordar cómo se ha ido desarrollando la inclusión en las necesidades laborales de nuestro país, ya que es a través de la historia que encontraremos los objetivos.

México es uno de los países latinoamericanos con más ejercicios de inclusión e inserción laboral.

Primero, el Instituto Mexicano de Mujeres (INMUJERES) a través de la creación del Modelo de Equidad de Género (MEG) se dio a la tarea en 2003 de desarrollar, fomentar e impulsar la igualdad de género dentro de una organización laboral, para que todas y todos tengamos los mismos derechos o seamos considerados de la misma manera frente a las políticas internas de una empresa.

Por su parte la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en la búsqueda de promover una cultura laboral, en la que no haya impedimentos para una inclusión laboral por el sexo, edad, discapacidad, estado de salud o cualquier otra condición, propone la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2009.

La última aportación para la creación de esta norma es de parte del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (CONAPRED), la cual en 2011 bosquejó e implementó la Guía de Acción contra la Discriminación: “Institución Comprometida con la Inclusión” (Guía ICI), con la finalidad de brindar asesoría a diversas instituciones públicas, privadas y educativas en la formación de una cultura de igualdad y no discriminación.

Pero, ¿qué es la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en Igualdad Laboral y No Discriminación?

En esta norma se establecen aquellos requisitos para la certificación de las prácticas para la igualdad laboral entre mujeres y hombres, mismas que deben ser aplicables en todas las organizaciones para laborar que sean públicas o privadas y que se encuentren dentro de alguna de las entidades del país.

Objetivos:

  • Establecimiento de prácticas de igualdad laboral y no discriminación en procesos de gestión y selección de personal.
  • A través de la inclusión laboral un empleo digno, productivo y bien remunerado.
  • Fomentar un enfoque participativo, en el que cualquiera que esté laborando refuerce conocimientos y capacidades.

Cabe destacar que lo que se busca es la eliminación de cualquier tipo de discriminación de género, con la finalidad de garantizar la igualdad de oportunidades para mujeres y hombres y así ejerzan libres su derecho, es decir, por medio de un instrumento significativo con principio jurídico para promover la equidad.