Saltar al contenido

Prevención y acción frente a los sismos

Si alguna vez te has preguntado cuál es la tarea de las NOM frente a un desastre natural, recordando el sismo de 1985 a treinta y un años de los trágicos hechos en la Ciudad de México, repasamos dos acciones con las que las normas afrontan los desastres naturales.

En primer lugar está la señalética, esto es, el establecimiento de símbolos, colores y formas a utilizar con el fin de estandarizar los criterios para normalizar su diseño y elaboración, con lo que se eliminan las particularidades discrecionales y facilitan su comprensión en el uso. Esto a través de la NOM-003-SEGOB-2011, señales y avisos para protección civil.

Asimismo se dan a conocer las dependencias gubernamentales que intervienen en casos de desastres, las cuales son: la Coordinación General de Protección Civil, dependiente de la Secretaría de Gobernación, la cual apoya la conducción y ejecución del Sistema Nacional de Protección Civil, auxiliándose en la Dirección General de Protección Civil, en la Dirección General del Fondo de Desastres Naturales y en el Centro Nacional de Prevención de Desastres.

Aquí encontramos letreros como “No corro”, “No empujo”, “No grito”, “Salida de emergencia” entre otros.

Por su parte, podemos encontrar protocolos expuestos por diversas empresas, en las que se enuncia en la NOM-001-STPS-2008 sobre la seguridad en edificios, locales, instalaciones y áreas de trabajo.

Dicha norma tiene como finalidad establecer condiciones de seguridad para su adecuado funcionamiento y conservación, con lo que se espera se prevengan riesgos en los trabajadores. Para esto, en la NOM-001-STPS-2008 se encuentran obligaciones tanto para patrones como para trabajadores, las cuales van desde la conservación de condiciones seguras en el recinto, hasta proporcionar información a los trabajadores sobre cómo conservar las áreas de trabajo.

También están expuestos los requisitos de seguridad en el centro de trabajo. Se pueden leer las disposiciones generales como las áreas destinadas a ciertas labores o especificidades técnicas en estructuras inmóviles y móviles.

Siguiendo lo estipulado por las NOM mencionadas el riesgo que se correría en caso de repetirse un sismo como el del 85 debe ser menor, gracias a la capacidad de respuesta tanto de edificaciones como de habitantes.