Saltar al contenido

Que no te den gato por liebre

De nada sirve contar con documentos y normas para fijar lineamientos y estándares de calidad y medición si no se puede verificar su cumplimiento. Para ello existe el Sistema Mexicano de Metrología, Normalización y Evaluación de la Conformidad (SISMENEC), que agrupa diversos organismos públicos y privados que se encargan de la evaluación de la conformidad en México.

Este Sistema trabaja para acreditar, certificar y verificar el cumplimiento de las Normas Oficiales Mexicanas (NOM) y las Normas Mexicanas (NMX), en productos, procesos y servicios a lo largo de todo el territorio nacional. De esta manera, además, promueve que las NOM y las NMX concuerden con estándares internacionales. El objetivo: salvaguardar los recursos nacionales y la salud y seguridad de la población.

Entre los sectores que se encuentran estrechamente ligados a las funciones del SISMENEC se pueden mencionar: alimentos básicos y procesados, enseres domésticos, vehículos y combustibles, telecomunicaciones, prendas de vestir, transporte aéreo y servicios relacionados al agua potable, entre otros.

El SISMENEC es el principal encargado de que “no te den gato por liebre”.

Conoce más sobre qué es el SISMENEC en la nota “México listo para competir en el mundo”

En esta ocasión nos interesa que conozcas tres NOM que particularmente están relacionadas a algunos de los sectores que verifica el SISMENEC y que están presentes en tu vida diaria: la buena medición y despacho de gasolina (NOM-005-SCFI-2011), los medidores de agua potable (NOM-012-SCFI-1994), así como el uso de las básculas en las transacciones comerciales (NOM-010-SCFI-1994).

La seguridad no tiene precio

Para tu seguridad, la NOM-005-SCFI-2011 cuida que lo que pagues en la gasolinera sea lo que pediste y lo que se le cargó a tu auto. Esta norma verifica desde el buen estado y uso de las máquinas contadoras y dispensadoras de gasolina, hasta los lectores e indicadores en pantalla. Además establece los errores máximos tolerados en la medición y despacho de gasolina al momento de verificar los sistemas.

Esta norma también indica algunas especificaciones de los sistemas de filtro, bombeo y seguridad de las unidades despachadoras de combustible. Por ejemplo, el motor utilizado debe ser a prueba de explosión, la unidad de bombeo debe estar provista de un filtro de malla que no permita el paso de partículas mayores a 150 µm, la computadora que indica el volumen en litros servido en cada operación debe marcar ceros al inicio de cada operación. Esto, sin pasar por alto que los dispositivos de medición y despacho deben indicar visiblemente por lo menos el volumen de combustible líquido servido, el precio por litro y el importe de la venta.

En resumen, la NOM verifica que se cuente con los instrumentos indispensables para asegurar que no se alteren ilegalmente los indicadores de volumen entregado, precio por unidad y total de la venta, además de especificar los métodos de verificación de los equipos y sus componentes, así como las pruebas a las que se someten las gasolineras y despachadores de combustible.

¿Ves?

Nada de lo que sucede durante un buen servicio en una gasolinera es coincidencia. Está perfectamente bien establecido dentro de la NOM. Estos son pequeños detalles que hacen grandes diferencias cuando uno sabe que recibió lo que efectivamente pagó.

Como habíamos mencionado anteriormente, la NOM-012-SCFI-1994 encargada del buen funcionamiento y especificaciones de los medidores de agua potable fría. Esta norma se aplica a medidores para agua definidos como instrumentos de medición con integración propia, que continuamente determinan el volumen de agua que pasa a través de ellos; revisando el cumplimiento de sus volúmenes de agua (gastos), dimensiones, conexiones, sistemas de medición e indicadores, entre otros detalles que permiten ofrecer una precisa medición del consumo de agua.

<

Esta NOM promueve que el dispositivo indicador sea de lectura fácil, confiable y legible del volumen de agua medido. También, que se garantice que las condiciones a la intemperie no dañen la máquina ni la visibilidad de su lectura y que el volumen de agua medido se exprese en metros cúbicos. Revisa la calidad de los materiales, que estén libres de toxicidad y que las manecillas indicadoras deben caminar en el sentido del reloj, tener un grosor y separación específica, que no afecte los resultados de la medición. Asimismo, la NOM cubre aspectos desde su instalación, marcado y envase. De esta manera, se busca dar un servicio óptimo al suministro de agua en la casa, la oficina o las fábricas.

Ni un gramo de más

Por último, aunque no menos importante, cabe destacar que la NOM-010-SCFI-1994 regula los instrumentos para realizar pesajes, específicamente las básculas. De este modo, puedes cerciorarte de que las compras que realizas en el supermercado son confiables.

Esta norma establece los errores máximos permitidos en las mediciones, así como las especificaciones para mostrar el peso total y en qué unidades expresarlos (toneladas, miligramo, gramos, kilo). Asimismo, vigila que los instrumentos para pesar sigan arrojando buenas mediciones, aun con el paso del tiempo y el uso. Además, regula los lectores de las básculas así como la simetría, longitud y espesor de cada uno de sus componentes, a fin de que, como dice la sabiduría popular, no nos den gato por liebre.